Las obras de ampliación del puerto de Playa Blanca avanzan a buen ritmo. Uno de los hitos recientes es el arranque de las operaciones de la naviera Fred. Olsen desde el nuevo dique del puerto, situado en la zona de ampliación del muelle. 

Las embarcaciones de la naviera realizan a diario el trayecto que cubre la ruta entre Lanzarote y Fuerteventura trasladando a personas y mercancías entre ambas islas. Gracias a esta nueva ubicación en el puerto del sur de la isla conejera, la compañía puede aumentar la frecuencia de la ruta entre las islas. 

Una conexión altamente demandada tanto por los usuarios residentes como los visitantes. Los datos así lo reflejan y en 2019, año previo a la crisis sanitaria de la COVID-19,  se registraron más de un millón de pasajeros y unos 300.000 vehículos en el puerto de Playa Blanca.

Con la ampliación, una actuación cofinanciada al 85% con fondos europeos FEDER, el puerto de Playa Blanca se va a convertir en un espacio mucho más cómodo por el espacio que se gana para pasajeros, vehículos, tanto en aparcamiento como en la zona de embarque y para las maniobras de atraque; además de un puerto mucho más seguro para las embarcaciones y sus usuarios.